domingo, 21 de agosto de 2016

Más vale solo que mal acompañado



Hace 20 años los divorcios eran sinonimo de fracaso y en ciertos casos hasta de verguenza, hoy día son tan comunes que hasta se organizan fiestas y la gente te felicita cuando se enteran, te dicen que estaras mejor solo, que la soltería es el estado más divertido y muchos otros argumentos que al final uno termina conveciendose a si mismo que separarse de esa persona con la que compartiste una visión de futuro, fue lo mejor que te pudo pasar. Sin embargo, eso no son significa que esa separación no deje huellas en nuestra alma o que no sintamos dolor al pensar en todo lo que pudo ser y no fue. Por otra parte es también un hecho que convivir con alguien que ya no nos hace sentir comodos es una autotortura y que debemos aprender a dejar ir a quienes no desean estar a nuestro lado, por su bien y por el nuestro, lo importante es procurar que esa ruptura sea lo menos traumática posible, que ambas partes queden en paz con el otro y que el perdón sea el pilar fundamental para establecer una vida nueva.






Publicar un comentario