jueves, 11 de agosto de 2016

Ley de vida: Ama, perdona y olvida...




Dejar ir a quien amamos es una de las pruebas más difíciles que tarde o temprano todos tenemos que superar, a mi juicio, la parte más dura es entender y aceptar los motivos por los que esa persona ya no forma parte de nuestra vida, bien sea por algo inevitable o por algo que se pudo haber previsto y evitado, lo cierto es que igual se siente un vacío que muchas veces nos nubla el sentido común y nos impide identificar esos motivos y asumir la responsabilidad que nos corresponde en todo el asunto, condenándonos a nosotros mismos a sufrir por esa separación de manera indefinida o a repetir la experiencia una y otra vez con otras personas (o con la misma).

Lo cierto del caso es que no hay otra opción más que aprender de nuestros errores, dar las gracias por los buenos recuerdos (si los hubo), perdonar los malos y seguir adelante. Algunos dirán "...decirlo es fácil, hacerlo no..." y yo solo puedo recordarles una frase de Henry Ford que personalmente me encanta y que resume perfectamente la realidad de como funciona la vida: 

"Tanto si piensas que puedes, como si piensas que no puedes, estás en lo cierto"







Publicar un comentario